La angustia se apodera de los mexicanos

MEXICO

Karla García, profesora universitaria y una de los más de 2,400 mexicanos que se sospecha tienen gripe porcina, pasó 18 horas de angustia en tres hospitales de la capital hasta que le realizaron las pruebas.

“Cuando te pasa esto, lo primero que te preocupa es no contagiar a los tuyos, lo primero que piensas es en lo vulnerable que somos”, dijo Karla a la AFP por teléfono, con la voz todavía afectada por la fuerte infección respiratoria.

Durante toda la semana anterior, Karla había padecido de tos fuerte, secreción nasal abundante, intenso dolor en todo el cuerpo y fiebre alta, que los medicamentos que le recetó un médico privado no pudieron aliviar.

“Estuve varios días en cama … y cuando el viernes vi lo de la gripe porcina, a las 10 de la mañana me fui a mi clínica familiar” del sistema de salud estatal.

La alerta de la gripe porcina en México se emitió el 23 de abril por la noche, cuando las autoridades sanitarias mexicanas recibieron de laboratorios de Estados Unidos la confirmación de que se trataba de un nuevo virus altamente peligroso.

Al día siguiente, el viernes todos los mexicanos con un cuadro de fiebre de más de 38 grados, tos fuerte, secreción nasal abundante, intensos dolores de cabeza y articulaciones, falta de apetito y malestar general se dieron cuenta de que podían estar contagiados.

“En la clínica había muchísima gente. Llegaba de todo, incluso mamás con niños que porque sus hijos moqueaban un poco ya creían que estaba enfermos.”, añadió García.

La sicosis ha hecho que capitalinos con cualquier malestar atesten las salas de urgencia de los hospitales, públicos y privados, pero a muchos los tratan con antigripales comunes, a otros les hacen un seguimiento de 24 horas después y los más graves son enviados a hospitales especializados en enfermedades infecciosas.

Así fue con Karla, quien al mediodía del viernes ya estaba en un hospital pero tuvo que esperar hasta que cayó la noche para que la atendieran.

“Estuve sentada siete horas con otras personas que se sentían mal, muchos tosíamos, otros tenían los ojos irritados”, relató Karla al explicar que a todos los pacientes les colocaron máscaras y procuraban mantenerse alejados unos de otros.

Algunos fueron enviados a su casa, pero Karla tenía los pulmones muy congestionados y le entregaron un referido para otro hospital donde le realizarán las pruebas.

“No sentí temor de morir, pensaba. Los medios decían que si te atendías a tiempo te salvabas”, explicó la joven, que mientras esperaba a que la atendieran procuraba leer y escuchar las noticias.

Al llegar al tercer hospital debió esperar varias horas más, pese a que su caso era una urgencia.

“Se suponía que me atenderían de inmediato. Llegué a las ocho de la noche y salí de ahí pasadas las cuatro de la mañana después de que me hicieron una radiografía de los pulmones y me tomaron muestras de la laringe y saliva”, explicó.

El diagnóstico fue de bronquitis, que requería un tratamiento médico más fuerte que el que le recetó su médico.

Las autoridades mexicanas redujeron el martes de 20 a siete las muertes confirmadas por laboratorios de Canadá y Estados Unidos y señaló que los 13 fallecimientos restantes ratificados serán objeto de nuevos análisis, informó la agencia EFE.

“De las defunciones que hemos estudiado hasta el momento solamente en siete podemos confirmar que se trata del virus porcino”, indicó el director general del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, Miguel Angel Lezana.

Las siete muertes confirmadas en México coinciden con la cifra ofrecida el martes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, en un encuentro con corresponsales de prensa extranjera, Lezana indicó que “estos números cambian y seguirán cambiando” hasta que México disponga de centros donde realizar esos exámenes moleculares.

Aclaró que los equipos ya están en la Ciudad de México y en Veracruz, que ya está listo el personal especializado y se han comenzado a realizar las primeras pruebas.

“Inicialmente teníamos 17 [muestras] positivas, que es lo que nos informaron nuestros colegas de Canadá [de un laboratorio en Winnipeg]. Posteriormente aumentó a 20, ahora estamos en 26, con las pruebas de control realizadas en los CDC [Centros de Prevención y Control de Enfermedades de Atlanta]”, dijo el funcionario.

Según Lezana, “de estas 26 muestras hay siete que corresponden a personas que murieron” por causa del virus porcino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s