Los hondureños, hartos de su crisis política

Una mujer espera el autobús junto a un control militar en las afueras de Tegucigalpa. | Reuters

Una mujer espera el autobús junto a un control militar en las afueras de Tegucigalpa. | Reuters

  • La mayoría recibe con indiferencia el fracaso de las negociaciones
  • La policía reclama un aumento porque dice que ahora tiene mucho más trabajo
  • Insulza se niega a dar por fracasado el proceso de negociación

Agencias | Tegucigalpa | Washington

El cansancio de los hondureños por la crisis política, que ya casi cumple el mes, quedó evidenciado este jueves cuando la mayoría de la población recibió con indiferencia el fracaso de la mediación promovida por el presidente costarricense, Oscar Arias, y el anunciado retorno del presidente desplazado Manuel Zelaya, que tiene previsto llegar este fin de semana a su país.

Al menos por el termómetro de Tegucigalpa, la población más politizada de Honduras por ser la capital que reúne a los poderes estatales, los habitantes se levantaron sin muchos comentarios a lo ocurrido el jueves en San José —el mediador presentó un acuerdo que fue rechazado por Zelaya, quien consideró la mediación como “fracasada”— y la mayoría se dedicó a realizar sus actividades mormales.

Fernando Hernández, un taxista de la capital, dijo estar cansado ya de la crisis política y que las partes no se pongan de acuerdo para una salida pacífica y que el país retorne a la normalidad. Como otros miles de trabajadores del transporte, se ve afectado por las protestas diarias que realizan los seguidores de Zelaya que claman por su retorno al poder, así como por las esporádicas que efectúan por seguidores del presidente golpista, Roberto Micheletti.

Por su lado, Karina Suazo, una pequeña comerciante, dijo que poco le importa lo que acuerden los dirigentes políticos y que lo único que reclama es que todo vuelva a la normalidad, que termine el enfrentamiento entre Micheletti y Zelaya.

Los policías hondureños han lanzado una huelga, al margen de la lanzada por los partidarios de Zelaya, en su caso para conseguir un aumento del salario, por la carga de trabajo que les ha supuesto la crisis. “Ahora, trabajamos mucho más”, ha dicho un agente a la prensa. Numerosos agentes de tráfico y antidisturbios, movilizados por las numerosas movilizaciones favorables al presidente Zelaya o Micheletti, siguen la protesta, añadió.

“Todos los hondureños tienen que reflexionar acerca del momento crucial que se vive”, advirtió el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. Insulza se negó a dar por fracasado el proceso de mediación costarricense en Honduras al afirmar que “aún no hay una respuesta oficial” de las partes y llamó a éstas a “reflexionar” porque las opciones son o la “reconciliación” o la “confrontación”, dijo.

Vuelve Zelaya

Pero los deseos de los cansados hondureños y de Insulza podrían no cumplirse, ya que en lugar de vislumbrarse una salida exitosa a la crisis, parece que se recrudecerá con el anuncio de Zelaya de que desde este jueves comienza, vía terrestre, su regreso al poder desde Nicaragua.

Zelaya indicó primero que esperaba cruzar la frontera hondureña el viernes y que para ello estima será acompañado por miles de sus seguidores que durante más de tres semanas han marchado en Honduras. Sin embargo, poco después el depuesto presidente rectificó y dijo que llegará durante el fin de semana.

“Vamos despacio, invitando hondureños para llegar con un fuerte contingente de hondureños que nos acompañen [a la entrada en Honduras]”, dijo.

Pero la respuesta de los poderes establecidos en Tegucigalpa fue contundente: si el presidente desplazado regresa a suelo hondureño será capturado por tener orden de arresto para que haga frente a 18 cargos que la Fiscalía General presentó contra Zelaya ante los tribunales.

El fiscal general Luis Rubí dijo que los delitos de Zelaya no pueden ser negociados y que la orden de captura se mantiene vigente, la cual puede ser cumplida por la policía o los militares.

El ministro de Defensa, Adolfo Sevilla, confirmó que Zelaya será arrestado si es encontrado en territorio hondureño, aunque adelantó que serán respetadas su integridad física y sus garantías.

El presidente depuesto ha responsabilizado al máximo jefe militar hondureño, el general Romeo Vásquez Velásquez, por lo que le pueda ocurrir a él o su familia cuando ingresen a Honduras. El presidente desplazado dijo que viaja con su esposa Xiomara Castro y sus hijos.

Del lado gubernamental, consideran poco probable el regreso de Zelaya. El negociador del gobierno de facto en Costa Rica, Arturo Corrales, dijo que Zelaya perdiría el apoyo de la comunidad internacional, ya que las negociaciones todavía continúan.

Mientras tanto en Tegucigalpa sindicalistas de entes estatales tomaron las instalaciones del Seguro Social, así como la sede del monopolio estatal de electricidad como parte de su jornada diaria de protestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s