Mauricio Funes:Asesinato de monseñor Romero no puede quedar impune

El abogado y actual viceministro de Justicia y Seguridad, Henry Campos, es el favorito del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), mientras que el partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) se decanta por el actual fiscal general en funciones, Astor Escalante.

15 DE AGOSTO DE 2009 08:41 | por Jaime Ulises Marinero/Agencias

El presidente Mauricio Funes dijo el viernes que El Salvador necesita elegir a un fiscal general “con el coraje y valor suficiente” para aclarar entre otros casos el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, ocurrido hace 29 años.

“Un caso como el de monseñor Romero no puede quedar impune y por lo tanto, hay que hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para aclarar la autoría intelectual y material del mismo. Se lo debemos no solo a monseñor (Romero), se lo debemos al pueblo salvadoreño”, declaró Funes.

El presidente aclaró que no es él quien debe “tomar iniciativa en ese sentido, sino que es el fiscal general. Por eso es que nuevamente insisto: necesitamos un fiscal con el coraje, el valor suficiente y la independencia de criterio como para que pueda iniciar estos procesos judiciales”, apuntó.

Las negociaciones para la elección del nuevo fiscal general de la República se han entrampado en la Asamblea Legislativa, luego que el anterior fiscal Félix Garried Safie concluyó en abril pasado su período de tres años.

El abogado y actual viceministro de Justicia y Seguridad, Henry Campos, es el favorito del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), mientras que el partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) se decanta por el actual fiscal general en funciones, Astor Escalante.

Otros dos abogados, Tito Zelada y Delmer Rodríguez, se encuentran en la lista final que está siendo objeto de análisis. Zelada sería la segunda carta del FMLN y Rodríguez del FMLN.

El arzobispo Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 luego que un desconocido le disparó al corazón desde un vehículo estacionado frente a la entrada principal de una capilla del noroeste de la capital, en donde el religioso realizaba una misa.

El asesinato ocurrió al inicio de los 12 años de una guerra civil que desangró a El Salvador y que terminó con la firma de un acuerdo de paz en 1992.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s