La OMS predice una “explosión” de contagios de nueva gripe

La directora del organismo, Margaret Chan, alerta de que la comunidad internacional debe prepararse para una segunda o tercera oleada

La directora general de la OMS, Margaret Chan, ha advertido hoy de que lo peor de la pandemia de gripe A puede estar aún por llegar, y ha añadido que la comunidad internacional debe estar preparada para afrontarlo. “No podemos decir si lo peor ha pasado o si lo peor todavía está por llegar”, ha señalado Chan, en un mensaje de vídeo difundido hoy en un simposio sobre la nueva gripe que se celebra en Pekín. “Debemos prepararnos para una segunda, o incluso una tercera oleada del virus, como ha ocurrido en pandemias pasadas”, ha advertido la responsable de la Organización Mundial de la Salud. La directora de la OMS para el Pacífico occidental, Shin Young-soo, ha ido más allá y ha advertido de que la mayoría de países podrían ver “cómo los casos de duplican cada tres o cuatro días durante varios meses hasta que se alcance el pico de transmisiones”. Y agrega: “En un cierto momento dará la impresión de que hay una explosión de la cifra de casos”.

Según la OMS, cerca de 1.800 personas han muerto en el mundo desde que estalló esta crisis el pasado abril, y aunque Chan subraya que “el cuadro clínico (de los casos) es mayoritariamente tranquilizador (por ser leves)”, existen grupos de riesgo en los que la enfermedad es más grave. De hecho, la previsión de la OMS es que más de 2.000 millones de personas podrían contagiarse durante los próximos dos años, lo que supone una tercera parte de la población mundial.

“Debemos tratar el asunto de la vacuna pandémica, y debemos recoger información sobre cuáles son los grupos prioritarios que se deben proteger”, ha dicho Chan. Y ha afirmado que “esta es una de las decisiones más difíciles que los gobiernos tendrán que adoptar, especialmente sabiendo que los suministros serán extremadamente limitados durante algunos meses”.

Entre los grupos de mayor riesgo, cita a las mujeres embarazadas que “afrontan un riesgo mayor de complicaciones, sin ninguna duda”. También ha dicho que “un cuadro clínico más grave se ve en personas con enfermedades como asma y otros males respiratorios, así como enfermedades cardiovasculares, diabetes, desórdenes autoinmunes y obesidad”.

Después de un invierno relativamente tranquilo en el hemisferio Sur, una vez pasada la oleada de pánico que sacudió Argentina, las autoridades sanitarias mundiales se preparan para el invierno en el Norte, empezando por el sureste asiático. Esta región es tradicionalmente el origen de la epidemia de gripe de cada invierno (la llamada estacional para distinguirla de esta última, que ha comenzado en una época inesperada). “La recombinación entre el H1N1 de la nueva gripe y el virus de la gripe estacional aumentará el riesgo de la pandemia”, dijo en el encuentro el ministro chino de Sanidad, Chen Zhu.

De hecho, las previsiones de la OMS para el próximo invierno (que se dieron a conocer en febrero para que los fabricantes de vacunas estuvieran preparados) ya incluían un virus del tipo H1N1 entre los que van a circular el próximo invierno, el llamado Brisbane, que también ha estado presente en la gripe del pasado invierno. El H1N1 causante de la llamada nueva gripe ha sido denominado California, por ser el lugar donde se detectó por primera vez (aunque se originara en México). Esta similitud podría, en teoría, facilitar el intercambio de material genético entre los virus, y ayudar aún más a su propagación o a que uno se enmascare con otro.

La posibilidad del intercambio de material genético —y, por tanto, de propiedades— dio un paso más ayer. Las autoridades chilenas anunciaron que se habían detectado casos de nueva gripe en una granja de pavos, aunque el brote ha sido controlado.

El alcance de la noticia todavía no ha podido ser evaluada por los expertos. Que el virus de la gripe pasa de una especie a otra ya se sabía (de hecho, se cree que siempre tiene un origen animal —aviar o porcino— y luego se transmite a los humanos). Pero eso no siempre es igual de fácil para todos los subtipos de patógenos. De hecho, es el primer caso documentado de existencia de este H1N1 en animales (ni siquiera se han encontrado cerdos infectados, aunque se supone, por su composición, que el virus partió de estos animales). Y que el microorganismo pase a aves puede tener graves consecuencias.

De momento, el salto entre especies se ha dado en Suramérica, que está libre de gripe aviar. Pero si se diera en el sureste asiático podría darse un encuentro mucho más peligroso: el del H1N1 con el H5N1. Nadie sabe qué podría pasar entonces. Cada uno de estos microorganismos tiene capacidades muy diferentes. El primero es, en general, muy leve, pero se transmite muy fácilmente (desde abril ha infectado a más de 200.000 personas —ya nadie lleva una cuenta al detalle— con una tasa de mortalidad del 1%). El segundo, en cambio, es muy lento, pero mucho más grave (desde 2003 sólo ha habido 438 casos, pero han muerto 262, lo que da una mortalidad del 62%). Nadie sabe qué puede pasar si se mezclan (recombinación es la palabra científica). En un caso extremo, un virus que se propague entre personas tan rápidamente como el H1N1 con una mortalidad como la del H5N1 sería un desastre (si se cree que habrá 2.000 millones de infectados al final de la pandemia y muerte el 60% estaríamos hablando de 1.200 millones de fallecidos). En el extremo contrario, un virus que se transmita tan poco con el H5N1 y mate como el H1N1 sería prácticamente la desaparición de la amenaza. Y cabe cualquier posibilidad intermedia.

Por otro lado, la OMS hizo públicas ayer sus últimas recomendaciones sobre tratamientos ante la nueva gripe. Sigue confiando en el oseltamivir y el zanamivir, y aconseja que en personas con dolencias previas se den “lo antes posible”.

El 40% de los casos graves afectan a niños y adultos sanos

El 40% de casos de infecciones graves causados en el mundo por la gripe A ocurren en niños y adultos sanos, éstos últimos menores de 50 años, reveló hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS). En un documento destinado a servir como guía internacional para el tratamiento de esta gripe con antivirales, el organismo sanitario advierte de que “algunos de esos pacientes experimentan un repentino y rápido deterioro de su condición clínica, usualmente al quinto o sexto día de la aparición de los síntomas”.

Precisa que ese agravamiento se caracteriza por una neumonía viral que destruye los tejidos pulmonares y no responde a los antibióticos, mientras que surgen complicaciones en otros órganos, como el corazón, los riñones o el hígado.

En el mismo documento, la OMS aclara que el agravamiento de un paciente no está asociado necesariamente a enfermedades preexistentes o a condiciones delicadas de salud.

Asimismo, sugiere al personal de salud, pacientes y a todos aquellos que atiendan enfermos en casa que estén alertas ante signos que indiquen que la gripe se está convirtiendo en una enfermedad más grave.

En ese caso -agregó- se deben tomar acciones inmediatas y urgentes, que incluirán la administración del antiviral oseltamivir (nombre genérico del Tamiflu) y, cuando éste no esté disponible, del zanamivir, el otro medicamento que ha mostrado ser eficaz en los casos de gripe A.

Respecto a los niños con síntomas severos o con un riesgo mayor de presentar un cuadro grave, la OMS recomienda que reciban rápidamente un tratamiento antiviral. Esto incluye a los niños menores de cinco años, en vista de que este grupo de edad tiene mayor riesgo de empeorar.

La OMS enumera igualmente los signos de alerta que se deben tener en cuenta: falta de aire (sea durante una actividad física o en período de reposo), dificultad para respirar, coloración azulada, esputo sanguinolento o con color, y dolor de pecho.

Menciona también una fiebre alta persistente durante más de tres días, una baja presión arterial y una alteración de la condición mental. “En los niños, los signos peligrosos incluyen una respiración rápida o difícil, falta de vivacidad, dificultad para despertarse y escaso o poco deseo de jugar”, previene la OMS.

Por otra parte, el organismo señala que, “en áreas donde el virus está circulando de manera extendida, los profesionales sanitarios que tengan pacientes con síntomas de gripe deben asumir que la causa es el virus pandémico”, de modo que “la decisión de tratamiento no debe esperar una confirmación de laboratorio”.

Esta recomendación se basa en que los datos disponibles indican que el virus H1N1 se convierte rápidamente en el dominante frente al virus de la gripe estacional. No obstante, también se recuerda que, en el mundo, la mayoría de personas infectadas muestran síntomas de una gripe común y se recuperan totalmente en una semana sin ningún tratamiento médico.

Anuncios

Un comentario en “La OMS predice una “explosión” de contagios de nueva gripe

  1. Con esta nueva gripe es recomendable el trabajo en equipo, prevención y constancia, y algo no menos importante VACUNAR a la población, lo antes posible. gracias por la oprtunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s