Combate a la delincuencia genera críticas a nuevo gobierno en El Salvador

El combate a la delincuencia en El Salvador, un flagelo en aumento, ha generado las primeras críticas al presidente Mauricio Funes, cuando está a punto de cumplir tres meses al frente del gobierno de izquierda.

“La forma en que el gobierno está afrontando la delincuencia es el punto más sensible a críticas en el arranque de este gobierno” del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (izquierda), declaró a la AFP la directora del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana (UCA), Jannet Aguilar.

El saldo de doce homicidios diarios, el trabajo de la Policía Nacional Civil (PNC) y la “descentralización” de la seguridad pública, son para Aguilar los principales aspectos que generan críticas.

Diputados de la derecha que estuvo en el poder en los últimos 20 años cuestionan la falta de una política de seguridad pública de Funes y su partido.

“El gobierno no ha presentado algo integral en política para combatir el auge delincuencial”, aseguró el diputado de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), Guillermo Avila.

Tras demandar al gobierno un “mayor esfuerzo” ante el flagelo que “está desbordándose”, Avila ofreció el respaldo de su partido para adoptar nuevas medidas que permitan mejores niveles de seguridad pública.

Por su parte, el diputado del también derechista Partido de Conciliación Nacional (PCN) Antonio Almendáriz lamentó que a pesar de que el país vive un incremento de la delincuencia la policía siga con su plan de ocho horas laborales.

“Desde hace años estamos viendo que la capacidad instalada de la Policía fue superada (por la delincuencia), pero la Policía sigue trabajando ocho horas”, comentó Almendariz, un coronel retirado del Ejército.

Para reducir el crimen, el diputado del PCN recomendó “un acuertalamiento” de los agentes para que la institución policial disponga de una mayor operatividad.

Desde que asumió funciones el 1 de junio, el gobierno de Funes tuvo que hacer frente a un repunte de los homicidios, destacando los llamados Grupos Conjuntos de Apoyo (GCA) con policías y soldados en los municipios más violentos de los departamentos de San Salvador, Santa Ana y San Miguel y La Libertad.

Con un total de 117 GCA, el gobierno emprendió el llamado “Plan Batalla por La Paz”, que además de brindar seguridad y reducir los índices de violencia, tienen la misión de acercarse a las comunidades y monitorear los recién creados centros de tolerancia.

A mediano y largo plazo, el gobierno busca sumar a las alcaldías y a otros sectores de la sociedad al diseño de planes preventivos.

En el primer semestre del año, El Salvador acumuló 2.148 homicidios, superando los 1.554 del mismo período en 2008.

Según datos de la Fiscalía General de la República (FGR), entre el 1 de enero y el 24 de agosto se cometieron 2.759 homicidios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s