Micheletti gastó 270.000 euros para obtener apoyos en Washington

Un simpatizante del depuesto Manuel Zelaya protesta en Tegucigalpa. | APUn simpatizante del depuesto Manuel Zelaya protesta en Tegucigalpa. | AP

  • El Gobierno ‘de facto’ contrató a abogados cercanos a Clinton y McCain
  • Los golpistas retrasaron dos nombramientos en el Departamento de Estado
  • La misión de la OEA en Tegucigalpa no produce ningún resultado concreto

El gobierno ‘de facto’ de Honduras se ha gastado al menos 400.000 dólares -unos 270.000 euros- en una campaña de presión de “alto perfil” para lograr apoyos en el Congreso de Estados Unidos después de que Barack Obama condenara el golpe de Estado que se produjo en junio en el país latinoamericano.

La campaña, según ‘The New York Times’, ha tenido el efecto de “forzar a la Administración a enviar señales mezcladas” sobre su posición. Algo que el gobierno de Roberto Micheletti interpreta como una señal alentadora. En este sentido, el depuesto presidente Manuel Zelaya reclamó a Washington que haga valer “en sus declaraciones públicas” la “posición política” de Obama.

El rotativo neoyorquino afirma que el ‘lobby’ se realizó contratando a bufetes de abogados y a agencias de relaciones públicas con estrechos lazos con la familia Clinton y con el senador republicano y ex candidato presidencial John McCain. Así, el Gobierno de Micheletti logró, por ejemplo, “retrasar dos nombramientos clave” en el Departamento de Estado.

Además de ‘lobbystas’ profesionales, el Ejecutivo ‘de facto’ también ha logrado en Washington el apoyo de “altos ex funcionarios responsables de la política estadounidense en Centroamérica” en los años 80 y 90. Entre ellos, a Otto Reich, Roger Noriega y Daniel W. Fisk, que “ven a Honduras como el principal campo de batalla en una lucha de poderes con Cuba y Venezuela“.

El OEA, sin resultados

El gobierno estadounidense ha apoyado hasta la fecha las gestiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y apoya el Acuerdo de San José como “mejor” solución al conflicto.

La misión de cancilleres y representantes de países americanos, España y Naciones Unidas -encabezada por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza– concluyó este jueves su visita a Honduras con la entrega de una declaración en la que manifestó su convencimiento de que el diálogo puede conducir a la superación de la crisis y a la “recuperación del orden democrático”.

Víctor Meza, ministro de Gobernación de Zelaya, señaló que “hasta el momento” están “satisfechos con los resultados”, porque se ha elaborado una agenda para el diálogo. Además, recordó que el depuesto presidente lanzó un ultimátum para alcanzar un acuerdo: el 15 de octubre. El ex mandatario, que se encuentra exiliado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, dijo este jueves que “la comunidad internacional debe actuar con firmeza, porque Micheletti quiere quedarse más tiempo en el poder”.

El intento, de momento infructuoso, de la OEA de resolver la crisis ha vuelto a poner en el centro de las críticas a un organismo que se topa con sus propias limitaciones y está condenado a utilizar el diálogo como única arma. Transcurridos más de tres meses desde la asonada militar, sus gestiones no han generado resultados.

Y es que el OEA no tiene instrumentos para hacer que se respeten sus valores y principios, salvo la suspensión de un país miembro, una herramienta que se empleó en el caso de Honduras por segunda vez en la historia del organismo, después de Cuba en 1962.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s