OEA: el diálogo avanza, pero falta lo más difícil

El depuesto presidente Manuel Zelaya y su esposa Xiomara Castro disfrutan la visita de su nieta en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.
El depuesto presidente Manuel Zelaya y su esposa Xiomara Castro disfrutan la visita de su nieta en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

AP

El diálogo entre el depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, y el gobierno de facto avanza ‘‘muy en serio”, y el martes podría llegar a acuerdos claves para resolver la crisis política, aunque aún falta lo más difícil, dijo el domingo un alto funcionario de la OEA.

“Hasta ahora ha tomado un camino positivo. Va esto muy en serio. Se ha avanzado. El martes puede haber noticias bastante optimistas”, afirmó a la AFP John Biehl, asesor del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

No obstante, aclaró que “faltan los puntos más difíciles”, el principal la restitución de Zelaya, derrocado el 28 de junio y quien se refugia en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde que regresó subrepticiamente a su país el 21 de septiembre.

Los tres negociadores de Zelaya y del gobernante de facto Roberto Micheletti, que iniciaron las conversaciones el miércoles, se encontrarán de nuevo el martes en una jornada que anuncian ‘‘intensa”, tras hacer una pausa este fin de semana para consultas por separado.

“En reuniones informales de ayer y hoy (sábado y domingo) se han acercado mucho para hallar soluciones el martes. Ha habido mucha actividad”, comentó el emisario de Insulza, quien prefirió no comentar los puntos del llamado Acuerdo de San José -base de la negociación-, ya acordados por las partes.

Zelaya y el gobierno interino acordaron el sábado crear un gobierno de unidad y no aplicar una amnistía si prospera el diálogo, informó el líder sindical Juan Barahona, uno de los negociadores del mandatario depuesto.

Según Barahona, las partes avanzaron en esos dos dos puntos, aunque aclaró que todo depende de un arreglo en lo central del conflicto, la restitución de Zelaya, derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio.

La amnistía abarcaría delitos cometidos en el marco de la crisis, referidos al golpe en el caso del régimen de facto; y en el de Zelaya a la convocotaria a una consulta popular para cambiar la Constitución -considerada ilegal por la Justicia y el Congreso-, detonante del conflicto.

El perdón y un gobierno de unidad nacional fueron propuestos por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en su Acuerdo de San José, base del diálogo en Tegucigalpa y que establece la reinstalación de Zelaya.

Zelaya insiste en su restitución, pero aún no revela qué hará si fracasa el diálogo, más allá de pedir más medidas políticas y económicas para presionar al gobierno de facto.

Mientras, Micheletti se dijo “contento” con el avance del diálogo. “No hay amnistía hasta el momento, hay mucha tranquilidad, serenidad y optimismo”, comentó el viernes.

Los negociadores de ambos bandos reportaron un avance de 60 por ciento, pero persiste la desconfianza del lado de Zelaya, refugiado en la embajada de Brasil desde que dejó el exilio y regresó en secreto a Honduras el 21 de septiembre.

“Va por buen camino el diálogo, pero no entiendo tres días de pausa. Cuando hay persecución, represión, las horas y minutos cuentan. Es una forma de dilatar el proceso, va pasando el tiempo y el presidente no retorna al poder”, dijo a la AFP Xiomara Castro, esposa de Zelaya, que lo acompaña en la embajada.

Pese a las críticas a un decreto que suprimió libertades civiles hace dos semanas, el régimen de facto emitió otro que le permite “revocar o cancelar” licencias a radios y canales de televisión que considere atentan contra la “seguridad” y generen “odio”, según divulgó el sábado el diario oficial La Gaceta.

Zelaya reiteró su denuncias de “hostigamiento” de parte del régimen de facto, con la instalación de rampas desde donde francotiradores apuntan a la embajada, además del “bombardeo electrónico con microondas” y la interceptación de comunicaciones.

“Es una forma de represión sicológica, tienen un elevador mecánico, ven todo lo que hay en la embajada, vimos francotiradores, tratan de amedrentar, atemorizarnos”, comentó Xiomara Castro.

El Nuevo Herald
Anuncios

Un comentario en “OEA: el diálogo avanza, pero falta lo más difícil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s