Honduras: Explosión cerca del palacio presidencial

La Policía de Honduras encontró al menos tres artefactos explosivos en el centro comercial. | EfeLa Policía de Honduras encontró al menos tres artefactos explosivos en el centro comercial. | Efe

  • Desde que comenzó la crisis política ha habido al menos 20 explosiones
  • La última, ocurrida en un centro comercial, fue prácticamente silenciada

-Oiga, ¿han sido muy graves los desperfectos? ¿Cómo era el explosivo?

-¿Qué desperfectos?, ¿Qué explosivo?

-Caray, pues el que acaba de explotar. Por eso ha sido desalojada la gente, se ha oído un estruendo y está acordonado el baño.

-No nada de eso. Ha sido un tubo de agua el que ha estallado.

-¿Perdón?

-Sí, un tubo del sanitario se ha sobrecargado y ha estallado provocando mucho ruido y la gente ha pensado otra cosa

Con la mesa de diálogo empantanada, los más agoreros temen la aparición de una guerrilla

La surrealista explicación la da un guardia de seguridad del centro comercial Multiplaza, el ‘mall’ más grande de Tegucigalpa y el lugar donde la gente adinerada de la capital hacen sus compras. Su esfuerzo por transmitir la idea de que aquí no pasa nada salta por los aires cuando las agencias internacionales publicaron con riqueza de detalles lo que los grandes medios de comunicación hondureños cuentan en páginas interiores o casi al final de los noticieros.

Instruido por la policía, este trabajador pretendía quitarle importancia y hasta inventar una falsa avería en el baño para no explicar lo que este miércoles por la tarde sucedió en el principal centro de ocio de Tegucigalpa, ubicado a escasos 300 metros de la casa presidencial.

De nuevo los explosivos hicieron aparición en la capital hondureña coincidiendo con la crisis política que vive el país centroamericano desde que el 28 de junio Manuel Zelaya salió del poder y del país a punta de bayoneta. Una bomba estalló sin causar heridos y otra más fue desactivada por el escuadrón antibombas de la policía sin que el centro comercial fuese desalojado en su totalidad.

Los principales medios de comunicación del país minimizan lo ocurrido no es la primera vez

La detonación sin embargo hizo vibrar las ventanas y causó el pánico entre muchos clientes. A pesar del despliegue policial, el único oficial que hizo declaraciones señaló que “tres granadas de fragmentación” fueron encontradas en unos baños dentro de una caja, “cubiertas con cinta adhesiva” y un mecanismo para activarlas de manera simultánea, sin precisar si estaban programadas para explotar.

Tan sólo dos días antes, en el norte del país, una torre de transmisión eléctrica cayó sobre una carretera en un acto calificado de “sabotaje” por la Empresa Nacional de Electricidad de Honduras (ENEH).

Sucesos similares también silenciados

Pero a pesar de que el Gobierno no se ha referido al tema y los principales medios de comunicación del país minimizan lo ocurrido no es la primera vez que sucede algo así. Hace dos meses, el 27 de agosto, la policía hondureña ya desactivó otra bomba colocada en el interior de un vehículo aparcado frente a unas oficinas públicas de Tegucigalpa. En el interior del vehículo había al menos dos bombonas que fueron encontradas por la policía ante las sospechas de un vigilante cercano.

Quince días antes las autoridades habían decomisado unas 13 cócteles molotov y otros seis artefactos explosivos a seguidores del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, que se alojaban en la Universidad Pedagógica Nacional, llegados desde el interior del país para participar en manifestaciones callejeras.

Los simpatizantes de Zelaya habían quemado poco antes un autobús de pasajeros y un restaurante. También el periódico ‘El Heraldo’ el más vendido en la capital recibió el impacto de cinco cócteles molotov que fueron arrojadas contra el edificio del periódico sin causar víctimas ni daños materiales graves.

A finales de julio un artefacto explotó en el interior del Colegio de Abogados de Honduras (CAH). El policía jefe de la capital dijo entonces que “tenemos personas infiltradas en el país, inadaptados que quieren sembrar el caos en nuestra nación”.

Con la mesa de diálogo empantanada y Zelaya encerrado en la embajada de Brasil desde hace casi un mes, los más agoreros temen la aparición de una guerrilla en el país. Algunas fuentes consultadas por este periódico hablan incluso de un movimiento ‘morazanista’ que estaría entrenándose ya para desestabilizar las elecciones presidenciales del 29 de noviembre.

Desde que comenzó la crisis política, al menos 20 explosivos han sido colocados en edificios públicos, negocios privados y medios de comunicación. Algunos lograron explotar y hasta el momento solo se reportan daños materiales.

Mientras tanto, el gobierno de Micheletti sigue negociando con Zelaya como si realmente fuese un tubo de agua, lo que hubiese estallado en el centro comercial.

Policías investigan en una de las zonas afectadas. | Efe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s