Ana Nafría: «El homenaje estatal a los asesinados es de justicia, pero no exime de un juicio»

La zamorana, profesora en la Universidad Centroamericana y ex rectora, demanda que sea en el propio país donde se enjuicie a los culpables

Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto

NATALIA SÁNCHEZ «Tuvieron el valor de denunciar las injusticias que se producían y sus mensajes siguen muy vivos y presentes en el día a día de la Universidad». Con estas palabras define la zamorana Ana Nafría Ramos, que reside desde 1974 en El Salvador y es profesora del Universidad Centroamericana, donde también ha ocupado el cargo de vicerrectora, su sentir cuando se cumplen 20 años del asesinato de los jesuitas españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno Pardo y del salvadoreño Joaquín López, así como de Elba Julia Ramos, persona al servicio, y la hija de ésta, Celina, de 15 años, por un pelotón del Batallón Atlacatl de la Fuerza Armada de El Salvador, en la residencia del centro universitario.Pese a las dos décadas transcurridas «no se ha hecho justicia», pues en 1993 una ley de punto final liberó a las dos únicas personas condenadas por la masacre. Sin embargo la profesora, que trabajó con los asesinados y que desde su puesto de vicerrectora de la Universidad contribuyó al mantenimiento del centro fundado por la Compañía de Jesús, señala que desde la UCA «se está trabajando para que se haga justicia de acuerdo con las leyes del país, sin tener que acudir a organismos internacionales», aunque las actuaciones de entidades extranjeras «son una manera de presionar para que cada nación tome conciencia de que es dentro del país donde deben llevarse a cabo este tipo de procesos». La zamorana se muestra esperanzada con la querella presentada hace un año ante la Audiencia Nacional por la Asociación Pro Derechos Humanos de España y el Centro de Justicia y Responsabilidad, radicado en EE UU, «de alguna forma se hará justicia». Y precisamente el estado de la causa en España ha centrado uno de los actos programados en el campus universitario con motivo del aniversario de «la muerte de los mártires». En él la letrada española Almudena Bernabeu «ha explicado que el proceso ha avanzado bastante», detalla Nafría Ramos, quien, pese a que la Alianza Republicana dejara el Gobierno estatal, remarca: «los gobernantes han cambiado, pero en este país los poderes son independientes». El propio Gobierno salvadoreño por primera vez otorga un reconocimiento a los fallecidos. Así a título póstumo hoy les conceden la Orden Nacional Doctor José Matías Delgado, «un reconocimiento que se da a personas que en su vida han realizado tareas importantes para El Salvador y ellos trabajaron por la Cultura, los Derechos Humanos y buscaron la paz», explica Ana Nafría. La zamorana asevera que «es un homenaje de justicia, pero no exime de un juicio». También alude a que el actual presidente de El Salvador, Mauricio Funes, «es un hombre «muy vinculado a los jesuitas desde su infancia. Estudió Letras en la UCA y le di varias materias». «Vivió muy de cerca todo lo que pasó y conoce bien la labor de Ellacuría y los demás», certifica la docente.Tras dos décadas desde la desaparición de los altos cargos de la UCA «el mensaje y el trabajo de estos jesuitas se recuerda de manera constante y se les nombra como argumento de autoridad». Se ha edificado sobre los cimientos que los fallecidos pusieron para que el Instituto de Derechos Humanos para la Atención a Víctimas abriera sus puertas y han proseguido realizando estudios y análisis sobre las migraciones, las situaciones de pobreza, sobre las medidas económicas que favorecen a la mayoría de la población… «Es una universidad de los salvadoreños y para los salvadoreños», enfatiza mientras que reconoce: «uno tiene en mente muchas conversaciones mantenidas con ellos que son inspiradoras a la hora de trabajar».Reside en El Salvador desde el año 1974. Licenciada en Filología Moderna por la Universidad de Salamanca. Ha sido vicerrectora de la Universidad Centroamericana, UCA, y contribuyó al mantenimiento del centro educativo tras el asesinato del padre Ellacuría. En la actualidad combina la docencia con la investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s