Jon Sobrino sigue esperando del Vaticano un gesto hacia los jesuitas

  • Sobrino es el teólogo más importante de la llamada Teología de la Liberación
  • “Hay cositas en la Iglesia que no terminan de gustarme”, dice

Roberto Valencia | San Salvador

El teólogo hispano-salvadoreño Jon Sobrino calificó hoy como “un gesto sumamente bueno e importante después de 20 años de silencio oficial” la condecoración que el Gobierno salvadoreño otorgará el próximo 16 de noviembre a los seis jesuitas, cinco españoles y un salvadoreño, masacrados en 1989. Asimismo, aprovechó para reprochar a la alta jerarquía de la Iglesia católica por no haber dado todavía un paso similar.

“Aún estoy esperando que desde el Vaticano, desde la curia episcopal o desde la conferencia episcopal haya alguna palabra o un gesto importante para decir: ‘Gracias a ustedes, padres jesuitas; gracias, Monseñor Romero, pero gracias de verdad; y gracias a los miles y miles y miles de salvadoreños que fueron asesinados’”, dijo Sobrino durante la misa celebrada hoy domingo en la parroquia de El Carmen, en Santa Tecla (El Salvador).

“Somos gente de Iglesia, pero hay cositas en la Iglesia que no terminan de gustarme”, añadió desde el púlpito en su homilía.

Jon Sobrino (Barcelona, 1938) está considerado el teólogo más importante de la llamada Teología de la Liberación. Llegó a El Salvador por primera vez en 1957 y desde 1989 es ciudadano salvadoreño. En noviembre de 2006 fue amonestado por el papa Benedicto XVI, quien mandó a publicar una Notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe que cuestionaba la idoneidad de dos de sus libros de teología. Sobrino también era amigo personal de los sacerdotes masacrados. De hecho, dormía en el mismo edificio que ellos y se libró porque se encontraba de viaje en Tailandia.

La condecoración

El pasado martes 3 de diciembre Mauricio Funes, presidente de El Salvador, anunció que los seis jesuitas –Ignacio Ellacuría, Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró y Joaquín López y López– recibirán a título póstumo la Orden Nacional “José Matías Delgado” en grado primero, Gran Cruz Placa de Oro. Es la máxima condecoración que otorga el Ejecutivo salvadoreño.

“Me dio mucha alegría porque ningún presidente anterior se había atrevido a decir nada bueno o cariñoso, siquiera alguna palabra de agradecimiento, para estos mártires o para Julia Elba o Celina (la empleada y su hija de 16 años, también asesinadas)”, dijo Sobrino, quien volvió a destacar con afecto la figura de las dos mujeres.

Funes justificó su decisión alegando que todos “prestaron al país servicios extraordinarios” en las áreas de educación y derechos humanos, por contribuir al combate de la pobreza y “por sus aportes a la paz y a la construcción de la democracia en el país”.

Sobrino agradeció que esos sean los motivos, y agregó un matiz: “Yo añadiría, en un lenguaje más cristiano, que también se lo merecen por haber trabajado por la fe y la justicia”.

La masacre

La madrugada del 16 de noviembre de 1989, un comando del Ejército salvadoreño asesinó a los seis sacerdotes, a la empleada doméstica y a su hija. El país estaba aún en guerra civil, y el Gobierno encabezado por Alfredo Cristiani (del partido ARENA, derecha) atribuyó en un inicio la matanza a la guerrilla del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

Transformado en partido político, el FMLN arrebató en las urnas el Ejecutivo a ARENA tras 20 años consecutivos de gobierno de derecha, y desde el 1 de junio el presidente es Mauricio Funes, de izquierda.

La Audiencia Nacional de España tiene abierta desde enero de este año una investigación para intentar esclarecer la masacre de los jesuitas. Hay 14 militares involucrados: cuatro ex generales, dos coroneles, tres tenientes, dos sargentos, un cabo, y dos soldados. Una ley de punto final aprobada en 1993 impide abordar el caso en la Justicia salvadoreña

Tanto la Corte Interamericana de Derechos Humanos como distintas organizaciones locales han solicitado al Ejecutivo que promueva la derogación de dicha ley, pero el presidente Funes se ha mostrado cauteloso en ese tema.

Anuncios

Un comentario en “Jon Sobrino sigue esperando del Vaticano un gesto hacia los jesuitas

  1. Como el Padre Sobrino, así estamos esperando un gesto, esas antiguas palabras “muchas gracias”, un guiño,
    algo que reconozca que esa gente dio su vida por un ideal de justicia DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA. que nos son unos señores sin filiación que fueron asesinados así como por casualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s