Presidente electo de Honduras busca legitimidad

EL NUEVO mandatario hondureño habla con la prensa tras su victoria electoral.
EL NUEVO mandatario hondureño habla con la prensa tras su victoria electoral.

ORLANDO SIERRA / AFP Getty Images
Por CASTO OCANDO/TEGUCIGALPA

cocando@elnuevoherald.com

El presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, consideró el lunes que las elecciones que le dieron el triunfo legitiman a las instituciones políticas de su país y afirmó que el caso del depuesto mandatario Manuel Zelaya “ya es historia”.

“Es difícil para un país en democracia no reconocer un proceso electoral que legitima un gobierno. Así [con elecciones] se termina la crisis, así se legitima el gobierno”, dijo Lobo el lunes en declaraciones a la prensa extranjera en su casa en las afueras de Tegucigalpa.

Lobo, que el domingo obtuvo una clara victoria en las urnas, consideró que el caso de Zelaya, destituido y expulsado del país en junio pasado, “ya es historia, ya es parte del pasado, ya estuvo”.

En sus primeras declaraciones como presidente electo, Lobo aclaró que su mandato no está supeditado a la crisis provocada por la destitución de Zelaya y que los reclamos para reinstalarlo en el poder no le conciernen.

“Es un asunto que el Congreso tiene que decidir, y yo no tengo nada que hacer allí”, dijo Lobo durante una conferencia de prensa.

La victoria del candidato por el Partido Nacional allanó sin duda el camino a la superación de la crisis política. Pero a medida que pasa el fragor de las celebraciones se hace obvio que necesitará no sólo el respaldo de sus compatriotas sino un sólido reconocimiento externo para devolver a Honduras a un período de paz, atraer inversiones y generar empleos masivos, las prioridades de su programa de gobierno.

Según Michael Shifter, vicepresidente de Diálogo Interamericano, un centro de estudios y análisis con sede en Washington, D.C., Lobo “va a necesitar del apoyo de todos los sectores y de la comunidad internacional”.

El último reporte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), con el 68 por ciento de las mesas escrutadas, indicó que Lobo obtuvo el 52 por ciento de los votos, contra 36 por ciento a favor de su contendiente más cercano, Elvin Santos. El nivel de participación fue estimado en 62 por ciento.

A su vez, Zelaya dijo The Miami Herald desde la embajada de Brasil que las elecciones fueron ‘‘ilegales”, porque “fueron realizadas bajo una dictadura militar”.

El subsecretario de asuntos hemisféricos del Departamento de Estado, Arturo Valenzuela, consideró que “las elecciones son un paso necesario, pero no suficiente”.

Valenzuela precisó que la administración del presidente Barack Obama reconoce los resultados de unos comicios realizados “bajo los estándares internacionales”, pero agregó que todavía falta cumplir con otros aspectos del acuerdo Tegucigalpa-San José, entre ellos la integración de un gobierno de unidad nacional, el establecimiento de una comisión de la verdad para clarificar los hechos que desembocaron en la salida de Zelaya y la votación del Congreso, que tendrá lugar mañana.

Para Honduras, la relación con Estados Unidos “es vital”, reconoció Lobo. Más del 70 por ciento de los ingresos del país dependen de las remesas que alrededor de 1 millón de hondureños envían desde territorio norteamericano, y del 40 por ciento de las exportaciones hondureñas que van a mercados estadounidenses, destacó.

De hecho la crisis política ha tenido un notable impacto económico. Desde junio, Honduras ha dejado de tener acceso a alrededor de $400 millones. Unos $200 millones en ayuda internacional se encuentran congelados y otra cantidad similar en inversiones extranjeras se halla paralizada.

A pesar de que la mayoría de los países latinoamericanos no ha reconocido oficialmente las elecciones hondureñas, la tendencia será a reconocerlos antes de que el nuevo mandatario asuma el poder el 27 de enero.

Lobo dijo que el domingo recibió llamadas de felicitaciones de los presidentes Oscar Arias, de Costa Rica; Mauricio Funes, de El Salvador; Alvaro Colón, de Guatemala; Ricardo Martinelli, de Panamá, y el presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

También aseguró que un importante grupo de países, además de Estados Unidos, han expresado que han aceptado o van a aceptar el proceso electoral, entre ellos Alemania, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Japón, Italia, Suiza, Indonesia, Emiratos Arabes Unidos y Francia.

“Para muchos gobiernos, el reconocimiento de las elecciones es una necesidad”, dijo el analista Robert Carmona-Borjas, presidente de la Fundación Arcadia, que monitorea las democracias en América Latina, con sede en Washington, D.C.

Varios países y organizaciones internacionales aprobaron los comicios.

La Comisión Europea declaró su complacencia por la “forma pacífica y en calma” en que se llevaron a cabo las elecciones.

Lobo aseguró que los hondureños no están dispuestos a subordinarse a ningún gobierno extranjero, ni aceptar que vengan a insultarlos, cuando El Nuevo Herald le preguntó si consideraba a Chávez como una amenaza para su gobierno.

Sin embargo, destacó su disposición a establecer “relaciones cordiales” con todos los gobiernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s