Mauricio Funes pide perdón en nombre del estado Salvadoreño

https://i2.wp.com/www.telecinco.es/informativos/content/maincontent/484.$plit/C_4_maincontent_2024426_largeimage.jpg

La reparación moral de las victimas de la guerra y el perdón oficial por los excesos, omisiones y abusos de las administraciones  del estado salvadoreño, era una necesidad congelada en el corazón de las victimas de dichas acciones, la muerte, la tortura y la desaparición de los opositores al régimen continuista desde la fundación del estado mismo, acentuada con el alzamiento en armas por parte de un sector harto de la injusticia y burla electoral, quedan señaladas por el discurso del presidente Mauricio Funes, en el marco del aniversario dieciocho de la firma del os acuerdos de paz en Chapultepec, México, en 1992.

Si bien para la derecha ortodoxa, que recién deja el gobierno, y se encuentra sumida en la peor de sus crisis de identidad, marcada por divisiones y señalamientos internos de corrupción y manoseo institucional, confrontada por una izquierda, que si bien no muestra la firmeza en la conducción del ejecutivo, por diferencias entre el Presidente Funes y el FMLN, por la visión y conducción histórica de ambos. A la derecha No ha caído en gracia el discurso de Funes, tácitamente les ha machacado en su cara la falta de interés por la reparación hacia las victimas del alzamiento armado en la década de los ochentas.

Alfredo Cristiani, claramente afectado, aun cuando firmo los acuerdos de paz, indicaba que también el FMLN debe dar muestras de arrepentimiento, por sus acciones y excesos. Armando Calderón Sol, proveniente de una familia militarista histórica, con enojo, reprochaba a Funes, según sus opiniones, la ligereza  por pedir perdón por algo de lo cual él considera que el estado solo se defendió, opacando en su intelecto, la visión amplia que otorga la lectura histórica de los acontecimientos que condujeron a doce años de guerra directa, y a los mas de ochenta años de represión por los gobiernos militaristas.

Funes ha dado un buen paso en el cierre definitivo del capitulo de sangre en la nación salvadoreña, se firmo el decreto para la institucionalidad de una comisión de reparación moral de daños a las victimas del conflicto, del lado que sea. La creación de una comisión de búsqueda de los niños desaparecidos en el fragor del combate, y de los que se especula fueron vendidos a extranjeros, por parte de oficiales de alto rango en el ejército.

También se menciona el asesinato de los mártires Jesuitas españoles asesinados el 16 de noviembre del 89, y  el quebranto de la voz del presidente fue notorio, al recordar a los huérfanos de la guerra, muchos de los cuales no fueron atendidos por las administraciones de la alianza republicana nacionalista que gobernó durante veinte años el país, centrando sus objetivos en el crecimiento del gran capital, dejando en el olvido a los que hoy han generado un problema mayor de delincuencia llamado Maras.

ES una muy buena oportunidad, y sobre todo, era necesario recordar con el sentimiento de la ausencia, sin el dolor hacia los criminales, a todos aquellos que fueron arrebatados por una guerra empujada por la desigualdad social.

Gracias Presidente Funes, así si nos acercamos a un cambio en cuanto a ala administración del estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s