Casi sin esperanzas por Gerardo Le Chevalier en Haití

Las autoridades haitianas estiman que son cientos de miles los que están dejando Puerto Príncipe, al tiempo que prácticamente se desvanece toda esperanza de encontrar más sobrevivientes. Sin embargo, a pesar de que el jueves fue el primer día que no se rescató viva a ninguna víctima de entre los escombros, este viernes la sorpresa la dio una anciana de 84 años.

AP / El Faro

Un hombre gesticula a un policía haitiano durante saqueos en Puerto Príncipe, Haití, el jueves 21 de enero del 2010. Foto AP
Un hombre gesticula a un policía haitiano durante saqueos en Puerto Príncipe, Haití, el jueves 21 de enero del 2010. Foto AP

Puerto Príncipe, enero 22. Una anciana de 84 años fue sacada este viernes con vida de entre las ruinas de su vivienda, casi 10 días después del terremoto que destruyó la capital haitiana, mientras decenas de miles de habitantes huyen de la asolada ciudad.

Al mismo tiempo que los parientes de la mujer lograban un éxito sorprendente después de 20 horas de esfuerzos de trabajar a pura mano, algunos equipos de rescate abandonaban la búsqueda de posibles sobrevivientes y se concentraban en atender la emergencia humanitaria de los haitianos, que emprendían el éxodo.

Los haitianos están saliendo por cientos de miles de su capital devastada, dijeron funcionarios asistenciales, mientras el gobierno nacional prometió ayudar a que casi medio millón más se muden de los precarios campamentos en terrenos baldíos y en las inmediaciones de las carreteras, hacia otros más seguros y limpios.

Familiares dijeron que Marie Carida Romain fue rescatada de entre los escombros, 10 días después del terremoto de magnitud 7 del martes de la semana pasada. Después del rescate, los médicos trataban de salvar la vida de la anciana.

Yves Romain, de 58 años, quien trabaja como técnico de teléfonos y es hijo de la anciana, dijo que él y su familia dormían frente a la casa derrumbada el jueves cuando oyeron lamentos y pidieron ayuda a los vecinos. Tras 20 horas de cavar con las manos, lograron liberar a su madre.

La mujer, famélica e inconsciente, era atendida en el Hospital General de la capital. “Está muy delgada, se encuentra en estado de shock y severamente deshidratada”, dijo el doctor Louis Auguste, quien trabaja en el Centro Médico Judío de Long Island, en Nueva York.

Auguste dijo que aunque la mujer permaneció sepultada durante mucho tiempo, lo que ponía en riesgo su supervivencia, “siempre hay una excepción a la regla”.

El jueves fue el primer día desde el terremoto en que nadie fue rescatado con vida de entre las ruinas, dijo el vocero de la misión de las Naciones Unidas. “Todos esperamos que otros hayan sobrevivido y sean hallados, pero mientras más días pasen sin señales de vida, esas esperanzas se irán apagando”.

Por ello, los ejércitos de trabajadores y los donantes internacionales enfocaron mejor su atención en ampliar los suministros de alimentos, agua y atención médica para los sobrevivientes.

Funcionarios de ayuda dijeron que unas 200 mil personas han escapado de la capital, dejada en ruinas por el terremoto, a bordo de autobuses o transbordadores repletos. Otros lo han hecho a pie.

Para quienes se quedan, los ingenieros llegados del extranjero han comenzado a aplanar la tierra en las márgenes de la ciudad, a fin de levantar una especie de ciudades de carpas, previstas como solución temporal, que podrían albergar a 400 mil personas.

La meta es frenar la propagación de enfermedades en cientos de asentamientos improvisados que carecen de agua o drenaje. Las familias sin hogar han levantado carpas o chozas, con cartón o los desperdicios a la mano, para protegerse del sol. Pero esos refugios hechizos serían inútiles una vez que llegue la temporada de lluvias.

Los nuevos campamentos “van a ubicarse en lugares donde tendrán al menos algunas instalaciones adecuadas”, previó Fritz Longchamp, jefe del estado mayor del presidente Rene Preval, en declaraciones hechas el jueves a The Associated Press.

Grandes extensiones de Puerto Príncipe quedaron destruidas, y más de 500 campamentos improvisados, con una población de unos 472 mil damnificados, están ahora diseminados en toda la capital, dijo Jean-Philippe Chauzy, vocero del Instituto Internacional de Migración de Naciones Unidas.

Longchamp espera que los autobuses comiencen a trasladar a los refugiados del sismo hacia el primero de los campamentos previstos para finales de este mes, pero las agencias asistenciales son cautas respecto de ese cronograma.

“Estos asentamientos no pueden construirse de la noche a la mañana. Hay estándares que tienen que ser diseñados por expertos. Hay que nivelar el terreno, recibir y distribuir las carpas, así como acondicionar instalaciones sanitarias y de agua”, dijo Vincent Houver, jefe de misión del Instituto en Haití.

El traslado será voluntario y temporal, de acuerdo con Elisabeth Byrs, vocera de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, con sede en Ginebra.

“Esto es para ayudarlos en una primera etapa. Después, la gente decidirá si quiere quedarse”, añadió.

Mucha gente trata sólo de salir de la capital, ya sea de vuelta a las comunidades rurales o a las casas de sus padres o familiares en la provincia.

La Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) informó el viernes que unos 200 mil haitianos han huido de la capital y muchos más tratan de hacerlo.

El maestro de computación Daniel Dukenson cruzó la capital a pie para tomar un autobús con su familia rumbo a la casa de un primo en el pueblo costero de Saint Marck, en un viaje de dos horas.

“Me gustaría regresar pero va a llevar mucho tiempo para que Puerto Príncipe vuelva a levantarse, quizá dos años”, dijo Dukenson, de 28 años, en una entrevista telefónica con The Associated Press. Agregó que espera ganar algo de dinero enseñando inglés luego de que su casa se derrumbó.

Un reporte de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional sugiere que al menos 100 mil personas han emigrado a Gonaives, una ciudad de unos 280 mil habitantes que también trata de recuperarse del embate de dos huracanes seguidos en el año 2008.

La huida de Puerto Príncipe representa una marcha atrás, luego de décadas de migración desde las zonas rurales, donde la deforestación y la erosión han vuelto estériles las tierras.

Otros más han intentado escapar a otros países. La embajada de Estados Unidos rechazó a cientos de personas que pedían viajar en los aviones que transportan ayuda e incluso algunos de los ciudadanos estadounidenses que buscaban pases se quedaron sin poder salir de Haití pues las autoridades estaban rebasadas.

El gobierno de Haití estima que el terremoto del 12 de enero mató a 200 mil personas, tal como reportó la Comisión Europea. Añade que 250 mil personas resultaron lesionadas y 2 millones se quedaron sin hogar, en una nación de 9 millones de habitantes. Otras fuentes dan estimados menores.

El desastre ha provocado lo que según la Cruz Roja es el mayor desplazamiento de equipos de emergencia en sus 91 años de historia. Naciones de todo el mundo han ofrecido lo que pueden, más de 500 millones de dólares de naciones europeas, dinero procedente incluso de países muy pobres, como Chad y Congo, y una tonelada de té de Sri Lanka.

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas ha distribuido más de 1.4 millones de raciones de comida, cada una con tres porciones, y tiene una flota de camiones que transportan alimentos y suministros desde República Dominicana.

“Prevemos inundar el país con comida”, dijo Myrta Kaulard, directora del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, en declaraciones a The Associated Press.

Para agilizar esa ayuda, el Ejército, la Armada y la Guardia Costera estadounidenses tratan de reparar el único muelle industrial viable en la capital de Haití, que es clave para recibir los grandes navíos con ayuda así como para facilitar la recuperación en el largo plazo.

Por ahora sólo cuatro barcos han podido atracar en el muelle, donde las fisuras de 40 centímetros de ancho hacen que sea peligroso que más de un camión trabaje a la vez para descargarlos.

Las grúas del puerto están destruidas peligrosamente y las autoridades militares reconocen que el daño es tan grave que no se puede predecir para cuándo se podrá trabajar con grandes cargas en el puerto, incluyendo los buques cisterna con suministros de combustible para la isla.

Los daños en la principal terminal petrolera del país han impedido que los tanqueros lleguen desde el sismo. Así, las gasolineras dependen del combustible enviado mediante camiones desde República Dominicana.

Entre las numerosas personas que siguen desaparecidas se encuentra el Franco-Salvadoreño- Méxicano Gerardo Le Chevallier. Uno de sus parientes reveló este viernes en Facebook que la hermana del ex diputado dijo que del edificio donde supuestamente estaba su familiar en el momento del terremoto ya no queda nada. Según la hermana, citada por este familiar, los escombros del hotel Christopher, donde Le Chevallier tenía su oficina, ya fueron desalojados. La mujer, que llegó a Puerto Príncipe poco después del terremoto, ha estado en la zona del hotel esperando noticias de su hermano.

Le Chevallier tenía años de trabajar en Haití. Primero, como parte del Instituto Nacional Demócrata estadounidense, y posteriormente como parte de la Misión de la ONU en ese país (Minustah). El ex diputado democristiano era jefe de la División de Asuntos Políticos de la Minustah y jefe de Asistencia Electoral.

La Cancillería salvadoreña registra dos salvadoreños desaparecidos en Haití con motivo del terremoto, aunque no ha revelado la identidad de la segunda persona a la que se busca.

Anuncios

Un comentario en “Casi sin esperanzas por Gerardo Le Chevalier en Haití

  1. He estado esperando noticias positivas acerca de Gerardo, pero realmente ya en estos momentos, despues de muchos dias del siniestro las essperanzas de encontrarlo con vida son muy escazas, lamento mucho y me uno al pesar de su familia. Que desnce en paz Gerardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s