Emotivo funeral de masacrados por ejército salvadoreño hace 26 años

Parientes entierran en el cementerio de Suchitoto, los restos de 26 miembros de las familias Alemán y Rivera, quienes fueron asesinados durante la guerra civil.  Las víctimas: 12 niños, 13 mujeres y un hombre, fueron masacrados por las fuerzas especiales del ejército salvadoreño en 1984. Foto Diario Co Latino/AFP/José Cabezas
Parientes entierran en el cementerio de Suchitoto, los restos de 26 miembros de las familias Alemán y Rivera, quienes fueron asesinados durante la guerra civil. Las víctimas: 12 niños, 13 mujeres y un hombre, fueron masacrados por las fuerzas especiales del ejército salvadoreño en 1984. Foto Diario Co Latino/AFP/José Cabezas

Suchitoto, El Salvador/AFP

Depositadas en 14 pequeños ataúdes, las osamentas de 26 víctimas de una masacre cometida en 1984 por un batallón del ejército, en el marco de la guerra civil, fueron sepultadas este viernes recién pasado, en el cementerio de Suchitoto, 44 kms. al noreste de San Salvador. El funeral de las víctimas -miembros de dos familias- inició con una misa celebrada en la colonial iglesia de Suchitoto y luego fueron trasladados en solemne procesión a una fosa común del cementerio de la ciudad.

La masacre fue perpetrada por soldados del ahora proscrito batallón Atlacatl, el 5 de abril de 1984.

Los soldados llegaron al caserío Los Peña del cantón San Cristóbal, en las proximidades de Suchitoto, y capturaron y mataron a sus víctimas, que eran 12 niños, 13 mujeres y un hombre, acusados de colaborar con la guerrilla izquierdista. Al abandonar el ejército la zona donde cometieron la matanza, las víctimas fueron enterradas en dos fosas comunes en un lugar de difícil acceso en las riberas del lago Suchitlán.

La matanza fue conocida como «Masacre Caserío Los Peña» y las exhumaciones fueron posibles gracias a una petición a las autoridades por parte del Centro para la Promoción de los Derechos Humanos Madeleine Lagadec.

«Yo lo que recuerdo bien fue la última imagen de mis hermanitos temblando agarrados de las faldas de mi mamá cuando el ejército los agarró.

Yo no sabía qué hacer, estaba como a 40 metros y nunca imaginé que les iban hacer tanto daño», declaró a la AFP Domingo Alemán, un campesino de 43 años que logró salvarse.

El sacerdote español Gerardo Méndez, que llegó de otra iglesia a oficiar la misa a Suchitoto, dijo que el funeral «a pesar del dolor, representa un signo que las cosas cambian».

En el funeral estuvo presente la coordinadora del Centro Lagadec, Carolina Constanza, quien aseguró que el proceso de exhumaciones llevó su tiempo por cuanto primero investigaron para «tener certeza» del lugar exacto donde habían sido sepultadas las víctimas de la «horrenda masacre».

La guerra civil salvadoreña de doce años, que concluyó con la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla el 16 de enero de 1992, dejó un saldo de más de 75.000 muertos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s