Reforma migratoria en EEUU cada vez más improbable

Washington/dpa

La reforma migratoria prometida por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se percibe como algo cada vez más improbable, al menos para lo que resta de un año de elecciones parlamentarias y con otros proyectos, como la reforma de la salud, aún sin resolver, afirma hoy el diario “Politico”.

“Con la reforma de la salud cubriendo la capital como una niebla en una película de terror y las propuestas de ley de empleo, cambio climático y presupuestos a la cola, las posibilidades de aprobar una reforma migratoria políticamente arriesgada están en algún lugar entre cero y excepcionalmente remotas”, sostiene el rotativo.

Según “Politico”, la esperanza pasa ahora a ser que se logre un consenso “alrededor de una medida que podría ser aprobada en algún momento no demasiado distante, pero no en un año electoral” como este 2010 en el que se renuevan todo el Congreso y un tercio del Senado.

Algo que, sin embargo, recuerda, no resulta suficiente para los grupos hispanos y proinmigración que llevan reclamando insistentemente el cumplimiento de la promesa migratoria de Obama.

“Para la comunidad latina de este país, (la reforma migratoria) es la causa de derechos civiles de su tiempo, así que un retraso obviamente provocará más desilusión”, cita el periódico al senador demócrata Rob Menéndez.

Una reforma migratoria “sellaría el compromiso de esta comunidad con el Partido Demócrata”, sostuvo en referencia a la fuerte influencia en la victoria de Obama que tuvo el voto latino, que constituye ya la primera minoría de Estados Unidos, tal como no paran de recordar los grupos que presionan por la reforma migratoria.

Sin embargo, apunta “Politico”, incluso en el seno demócrata “el apetito por un gran nuevo impulso en inmigración es el más débil en años” y cita a la congresista Susan Collins, del Comité de Seguridad Nacional, según la cual éste constituye un tema en el que ni siquiera está “pensando” en estos momentos.

Durante su visita a Washington esta semana, el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, reveló que también el senador demócrata Christopher Dodd le había manifestado sus dudas acerca de que la reforma vaya a salir adelante este año, de ahí sus presiones para que el gobierno estadounidense prolongue el Estatuto de Protección Temporal (TPS) que expira en septiembre.

“Politico” asegura hoy que del lado republicano también flaquean los antiguos apoyos, incluido el ex candidato presidencial John McCain, quien tras abogar fuertemente por la reforma ahora elude el tema en vista de que su principal contendiente para su escaño en el Senado en las elecciones de noviembre, J.D. Hayworth, es un vehemente opositor a la reforma migratoria.

Obama recibirá mañana en la Casa Blanca a los senadores Charles Schumer, demócrata, y Lindsay Graham, republicano, para que lo “pongan al día” de la propuesta de reforma migratoria bipartidista que llevan elaborando desde hace seis meses y que se esperaba hubieran hecho pública a comienzos de año, algo que sin embargo no ha sucedido.

Sin embargo “Politico”, que entrevistó para su artículo a Graham, revela el pesimismo del republicano respecto a las posibilidades de éxito de su propuesta, lamentando asimismo la falta de liderazgo del presidente en este asunto, algo que la Casa Blanca niega.

“El presidente tiene que esforzarse un poco más (…) una frase (sobre inmigración) en su discurso sobre el Estado de la Unión no va a ser suficiente”, declaró Graham y señaló que precisamente esa falta de liderazgo le está dificultando el sumar voces republicanas a una propuesta que ya falló en anteriores administraciones.

Aunque todavía no se ha revelado el contenido de la propuesta de Schumer y Graham, “Politico” adelanta que incluye una vía para dar la ciudadanía a los inmigrantes indocumentados -estimados en unos 12 millones- a la par que “endulza” la medida ante posibles reticencias añadiendo “nuevas duras salvaguardias”, incluida una identificación nacional biométrica para trabajadores.

Entre tanto, los grupos pro reforma migratoria continúan haciendo una fuerte campaña para su causa y amenazan claramente con un castigo en las urnas en noviembre si no se logran avances en esta materia.

Miles de personas han sido convocadas por las organizaciones proinmigración para una “masiva” marcha en Washington el próximo 21 de marzo.

“Exigimos el liderazgo (de Obama) para mover adelante la reforma migratoria”, dijo esta semana la directora de la Coalición por Derechos Humanos para los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA, por sus siglas en inglés), Angélica Salas, en rueda de prensa en Washington, donde también reclamó un “alto inmediato” a las deportaciones que los grupos denuncian se han doblado desde que el demócrata llegó a la Casa Blanca.

“Se nos ha acabado la paciencia”, advirtió en el mismo encuentro la directora de One America, Pramila Jayapal. “Esperamos más, esperamos que el presidente demuestre liderazgo para aprobar la reforma migratoria”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s