José Mujica y Mauricio Funes: Los dilemas de la izquierda latinoamericana

nfolatam
Montevideo

(Especial para Infolatam, por Rogelio Núñez).- Los problemas que sufren los gobiernos del uruguayo José Mujica y del salvadoreño Mauricio Funes con sus respectivas coaliciones muestra las diferentes tendencias que existen Mauricio Funesen la actualidad en el seno de la izquierda latinoamericana.

El Frente Amplio busca anular la ley de amnistía que Mujica no desea derogar y Funes ha tenido que recurrir al apoyo de la derecha porque el FMLN ha votado en su contra en varias ocasiones.

Funes y su lucha por la independencia

Mauricio Funes ha optado por encabezar un ejecutivo independiente de su partido con el objetivo de gobernar para todos, como anunció en su toma de posesión: “lo he dicho y lo repito, mi gobierno estará animado por el espíritu de la unidad nacional. La construcción de la unidad nacional exige dejar de lado ya, en este mismo instante, la confrontación y el revanchismo”.

Esta idea ha provocado roces con la bancada parlamentaria del Frente que se ha negado a votar en varias ocasiones propuestas del GobierMauricio Funes, presidente de El Salvadorno que se ha visto obligado a buscar el apoyo de los diputados de ARENA, PCN, PDC y GANA. Es decir, el primer ejecutivo de izquierdas en la historia de El Salvador gobierna apoyado en los votos de los derechistas ARENA, PCN-el partido heredero del régimen militar-, la escisión del arenismo (GANA) y los democratacristianos.

Funes ha resaltado la ironía de que sea apoyado por la derecha y los organismo internacionales y no por su propio partido: “creen en nosotros y nos están apoyando, ahora solo falta que los diputados y diputadas crean en este gobierno, que puedan sentir las necesidades de los salvadoreños y salvadoreñas porque para eso servirá el dinero que estamos solicitando”,

Funes decepciona a parte de la izquierda

Funes busca preservar su autonomía frente al partido. Un caso paradigmático es el de la Ley del Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN) aprobada por el FMLN y Gana. El presidente rechaza que su partido le imponga una única terna de candidatos para elegir al máximo dirigente de este organismo: “el FMLN, como el partido que obtuvo el mayor número de votos en la última elección tiene todo el derecho de hacerme la propuesta pero será el Presidente de la República quien decidirá si acepta o no acepta la propuesta”,

Ante la moderación exhibida por Funes empiezan a despuntar corrientes que tratan de ocupar el espectro de la izquierda. Dagoberto Gutiérrez de la Tendencia Revolucionaria estudia crear un partido y se ha convertido en uno de los grandes críticos del presidente: “la gente percibe que el país sigue igual y hasta peor…Señor Presidente: usted no aparece cerca de la gente”.

El FMLN y Funes han chocado en otros muchos temas: el presidente rechaza el ingreso de El Salvador en el ALBA, es favorable a reconocer al gobierno hondureño Porfirio Lobo y se ha mostrado cercano a Barack Obama. La reforma a la Ley Penal Juvenil provocó también una fuerte

Mauricio Funes y Barack Obama en la Casa Blanca

tensión. La ley buscaba ampliar la pena de 7 años a 15 en jóvenes con edad de entre 16 y 17 años.

Fue vetada por Funes que la calificó de “populista”: “por qué un partido que nunca estuvo de acuerdo con el aumento de penas, que nunca estuvo de acuerdo con la Ley antiterrorista, que siempre dijo que no es aumentando penas, que no es siendo más punitivos en las sanciones como se va a resolver la delincuencia, ahora sí es la solución a la delincuencia, eso no lo entiendo, que me lo expliquen”.

El próximo 1º de mayo va a ser una fecha clave. Los sindicatos y los ONG,s vinculadas al FMLN encabezarán una “gran manifestación” para exigirle al gobierno “un verdadero cambio”. Los organizadores, reunidos en la Concertación Nacional por un País Sin Hambre y Seguro (Conphas) quieren plantear “la necesidad impostergable de impulsar el cambio de verdad para poder enfrentar los graves problemas que aquejan a nuestro país y a la mayoría de las familias salvadoreñas”.

Uruguay entre el pasado y el futuro

En Uruguay, el tema de anular o no la ley de Caducidad ha dividido a la coalición de gobierno. La Ley de Caducidad que fue aprobada por el Parlamento en 1986 y posteriormente fue ratificada en referendum en 1989 y en 2009. Esta norma estableció la amnistía de los “delitos cometidos hasta el 1 de marzo de 1985 por funcionarios militares y policiales”.

José Mujica no cree conveniente anular la ley ya que eso sería ir contra los dos referendos que la avalaron, en 1989 y 2009: la solución es “construir cosas en común entre gente que tiene diferencias abismales y convicciones a las cuales no puede renunciar”. Además, cree importante no “pedir cuentas, porque el asunto no es atrás, porque hacia atrás no hay entendimiento posible”.

José Mujica y Danilo Astori

Asimismo, se ha mostrado partidario de excarcelar a los militares ancianos pero ha tenido que dar marcha atrás presionado por la coalición que le apoya: “no me duelen prendas en lo que refiere a la excarcelación de los mayores de 70 años. Esto no es algo que pienso de ahora. Es una idea que tengo desde hace diez años y no ha cambiado pero visto el rechazo que despierta, no voy a mandar ningún proyecto de ley. Para mí, lo más importante es preservar la unidad de la fuerza política y la unidad nacional”,

Mujica, que fue guerrillero en los 60 y 70, defiende que se tenga una “mirada de largo plazo” y pidió que se superen los prejuicios hacia las Fuerzas Armadas (FF.AA.). “al otro día de asumir yo fui a los catorce ministerios. En el Ministerio de Defensa había pocos compañeros míos pero estaban un montón de blancos y colorados. En el Ministerio del Interior, también. En el resto, no. Estaban los míos. Eso indica lo importante que son los militares y los policías pero en la izquierda todavía existen reparos”.

El presidente aspira a reconciliar a la izquierda con las FF.AA. para que no sean vistas “como un perro peligroso atado en el fondo. No lo queremos ni mirar mucho y sin embargo está integrado por hombres de nuestro pueblo y nuestra sociedad, que tienen en los hechos, nada más y nada menos, que la responsabilidad de llevar las armas del país”.

Por todo esto, Mujica es partidario de no remover el pasado: “yo no lo voy a vetar, pero dos veces hubo un pronunciamiento de la ciudadanía. Hagan lo que consideren conveniente”. El presidente se refería así a la idea del diputado Felipe Michelini quien presentó en la Mesa Política del FA un “borrador de ideas” para analizar la vía parlamentaria y declarar “inexistente” la ley de Caducidad.

Divisiones en el Frente Amplio

La Mesa Política del Frente Amplio aspira a eliminar la ley de Caducidad. Nuevo Espacio (NE) y los socialistas encabeza la iniciativa. De hecho, NE y Democracia Avanzada presentaron ya borradores para eliminarla por la vía parlamentaria. Asimismo, el Comité Central del Partido Comunista (PCU) criticó la negativa del MPP a eliminar la ley.

Daniel Berrutti, secretario general de la Departamental comunista, dijo al diario Últimas Noticias que “en aquel tiempo había dos consignas. Una era la del general Líber Seregni: ‘Paz para los cambios, cambios para la paz’. Otra era la de los tupamaros: ‘Bala por bala, muerte por muerte’. Ellos eligieron un camino y nosotros otro. Cuando llegó la dictadura, ellos estaban presos. A nosotros nos encarcelaron, nos asesinaron, nos desaparecieron, nos torturaron y nos violaron por combatir la dictadura. No es lo mismo”.

José  Mujica y Danilo Astori

Felipe Michelini argumenta que “si un Parlamento en 1986 hubiera votado una ley de esclavitud nosotros seguiríamos luchando contra ella independientemente de los pronunciamientos populares que pudieran reafirmar esa ley. Igual luchamos contra la impunidad porque es una ley que limitó la Justicia, generó un elemento que cercena la capacidad de Justicia de nuestra sociedad. En ese sentido la vía plebiscitaria no logró el objetivo y estamos buscando otras vías como la parlamentaria o de la Suprema Corte”.

Además propone que “las personas de 70 años ya están habilitadas a tener arrestos domiciliarios salvo en tres excepciones: violadores, delitos de sangre y de lesa humanidad. Son tres excepciones aceptables…está muy bien que si (Mujica) siente que la mayoría de la bancada está en una posición y él en otra, acepte respetar a la mayoría”.

Contra esta iniciativa están dentro del Frente Amplio el MPP que no votará la eliminación de la norma porque “es un tema que fue laudado por la población en dos plebiscitos. El Parlamento no debería torcer la voluntad de la mayoría”.  El Movimiento de Liberación Nacional, los extupamaros, quieren mejorar la relación de la sociedad con las Fuerzas Armadas y coinciden con Mujica en que “tocar la Caducidad no sería nada bueno”.

El vicepresidente Danilo Astori coincide con los tupamaros ya que cree que “pesan muchísimo los dos pronunciamientos populares importantes que ha habido en el país, sobre todo el último, porque esa es la voluntad del soberano. En el Parlamento representamos al soberano. Entonces, creo que cuando llegue el momento de discutir este tema, no será posible dejar de tener en cuenta la voluntad del soberano”.

Además, el tema de Cuba también divide a los frenteamplistas.  Por un lado los socialistas sostuvieron en un comunicado  que “la plena vigencia de los derechos humanos” es “una condición esencial, aun en un régimen con un sistema político distinto…es un valor universal…los regímenes de partido único conllevan dificultades de conformaciones del ser nacional…No somos cómplices de grupos contrarios a Cuba ni indiferentes cuando se cometen errores”.

Gonzalo Mujica del MPP, por contra aseguró que “respaldamos a la revolución, jamás firmaría una declaración que la condenara” y Leandro Grille sostiene que “decir que hay violación de derechos humanos porque hay una persona en huelga de hambre es de una liviandad total”.

Otros ejemplos latinoamericanos

Andrés  Manuel López Obrador

Los debates en el seno de la izquierda se dan en todo el continente entre los sectores moderados y reformistas y los que buscan cambios rápidos y radicales. En México, esa batalla la van a dirimir el excandidato presidencial del PRD en 2006, Andrés Manuel López Obrador, y el alcalde de México, Marcelo Ebrard.

Los sectores del PRD más cercanos a AMLO son precisamente los que lideran las críticas contra los proyectos urbanísticos de Ebrard. Detrás de todo está quien de los dos (López Obrador o Ebrard) será el candidato de la izqueirda en los comicios de 2012. El propio AMLO aseguraba recientemente que al jefe de Gobierno del Distrito Federal “lo están tentando para que rompa con nosotros; otro no hubiera aguantado, pero él se puso cera en los oídos y no escuchó el canto de las sirenas”.

En Guatemala para las elecciones de 2011 va a ver al menos tres proyectos que van a intentar captar el voto de la izquierda. Nineth Montenegro encarna a la izquierda moderada que es muy bien vista por sectores del empresariado y del centro derecha. Manuel Baldizón y sobre todo la esposa del presidente Álvaro Colom, Sandra Torres liderarán el intento de atraer el voto de izquierda con un lenguaje más radical.

La peleas ente esas dos izquierdas se han podido ver claramente en Colombia en el seno de la coalición de izquierdas del Polo Democrático. Gustavo Petro, actual candidato a la presidencia, se ha enfrentado con los sectores más radicales, liderados por Carlos Gaviria que controlan el aparato de la coalición.

En Ecuador ese antagonismo no están tan claro entre moderados y radicales pero lLo único cierto es que el bloque correista se ha roto. Alianza País reúne a los partidarios de Rafael Correa pero de ese núcleo se han separado personajes de la izqueirda como Alberto Acosta y el movimiento indígena se ha situado a su vez en contra del proyeto oficial.

Las Claves:

  • Mauricio Funes: “La construcción de la unidad nacional exige dejar de lado ya, en este mismo instante, la confrontación y el revanchismo”.
  • La izquierda radical cree que “la gente percibe que el país sigue igual y hasta peor…Señor Presidente: usted no aparece cerca de la gente”.
  • José Mujica: “(no hay que) pedir cuentas, porque el asunto (la violación de derechos humanos) no es atrás, porque hacia atrás no hay entendimiento posible”.
  • Felipe Michelini: “si un Parlamento en 1986 hubiera votado una ley de esclavitud nosotros seguiríamos luchando contra ella independientemente de los pronunciamientos populares”.
Anuncios

Un comentario en “José Mujica y Mauricio Funes: Los dilemas de la izquierda latinoamericana

  1. Personalmente creo que se pueden depositar esperanzas en la gente de AE911truth, no dejan de sumarse profesionales y cada vez con más y más precisa información. Tan pronto como se destape el encubrimiento de la farsa del 11S muchos no tendrán cómo ni dónde esconderse. Al menos el optimismo debe ser nuestra bandera en este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s