Debate sobre ley de Arizona podría ser provechoso al final

Por JESSE WASHINGTON/AP

The Associated Press

Muchos de los efectos generados por el debate que ha creado la nueva ley de inmigración de Arizona podrían ser positivos al final, ya que la condena general a la legislación podría mejorar por fin la situación migratoria de millones de personas, al enfrentar el país el tema de forma directa.

De repente todo Estados Unidos está debatiendo la nueva ley de inmigración que permitirá a agentes de policía en el estado parar a sospechosos de ser indocumentados e interrogarles sobre su situación migratoria.

El debate se ha convertido en el foco de una fuerte discusión nacional, con protestas en las calles y debates radiales y parece ser que ya hay señales de compromiso en lugar de confrontación.

La condena podría, indirectamente, mejorar la situación migratoria del país a largo plazo al enfrentar un problema que los estadounidenses sufren desde hace mucho tiempo: No tener un sistema efectivo para lidiar con gente que lo arriesga todo e infringe la ley para venir a Estados Unidos.

“Es una situación deplorable, pero tendrá un efecto vigorizante y movilizador”, dijo Thomas Saenz, presidente y consejero general del Fondo Mexicano Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF por sus iniciales en inglés). La ley de Arizona ha generado, dijo, un debate que de otro modo no se habría tocado durante tiempo.

Los sondeos muestran cómo muchos habitantes de Arizona y un pequeña mayoría de estadounidenses están de acuerdo con la nueva ley.

La legislatura de Arizona, dominada por los republicanos, la aprobó sin el apoyo de los demócratas, cuando las objeciones que se hicieron contra la etiquetación racial quedaron eclipsadas por algunos delitos graves cometidos por inmigrantes y la frustración popular ante la inacción federal.

Ahora, todos los bandos del panorama político exponen su punto de vista y algunos casos no son tan predecibles como alguno podría pensar.

La mayoría de los aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados son hispanos. Con millones de estadounidenses sin trabajo contemplando tomar empleos que antes subestimaban, algunos dicen que los indocumentados les están quitando el dinero de los bolsillos. Quieren a los inmigrantes fuera del país, pero ¿cómo pueden ser éstos diferenciados de los aproximadamente 40 millones de hispanos que ya son ciudadanos?

“No hay una manera fácil de salir de esto”, dijo Roger Clegg, presidente y consejero general del conservador Centro para la Igualdad de Oportunidades. “Viven en los mismos barrios, van a las mismas escuelas, trabajan en los mismos lugares. Hablan la misma lengua o no hablan la misma lengua. Podría ser parientes”.

Aunque el presidente Barack Obama ha dicho que no habrá un proyecto de ley de reforma migratoria antes de las elecciones al Congreso de noviembre, existen nuevas señales de compromiso: señales que el debate se está asentando.

Jesse Washington cubre temas de raza y etnias para The Associated Press.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s