El deporte nacional de los salvadoreños

 

 

Recuento de votos en El Salvador.

 

 

El 15 de marzo de 2009, se dio el último proceso electoral en El Salvador, se pretendía que fuese una fiesta cívica, al menos se propuso el concepto de fiesta como la participación del mayor número posible de electores, para dar validación a una campaña llena de difamaciones, calumnias y poco propositiva, resaltando el ataque de grupos para electorales, que asaltaban la intimidad de todo el pueblo, con el lanzamiento de publicidad oscura, basada en temores y la mesiánica premisa de solo ser la extrema derecha la solución a los problemas futuros de este país.

 

A las nueve de la noche de dicho día, se dio el salto mas grande en la democracia participativa de El Salvador, por vez primera, el ejecutivo seria administrado por una facción de la izquierda, quizá la mas radical, cerrando aquella noche, con una celebración en el corazón de la derecha nacional.

 

Pasados diecinueve meses, con sus crisis políticas partidarias, como la división del principal partido de derecha ARENA, entre el conflicto de avanzar en la vida democrática o estancarse en el concepto anticomunista que le encadena a un proceso ya sobrepasado con la moderación del nuevo presidente, al hacer lo que ningún representante de la derecha se atrevió a hacer, alejarse de su partido nicho y lanzarse como presidente de todas las representaciones políticas.

 

Así, Arena, se relamió las heridas y los grupos ortodoxos que gobiernan en la derecha radical, se indignaron con semejante afrenta como es el perder el control del ejecutivo y con él, el control de los jugosos contratos multimillonarios que implicaba llenar las arcas de los consorcios tradicionales. Expulsaron a Antonio Saca, sin mayor explicación. Desde allí, podemos ver una clara pérdida de liderazgo por parte de ARENA, que no ha logrado levantar cabeza, ni un claro líder dentro de sus filas, que le permita mostrar un panorama claro de cara al proceso preelectoral de al 2012.

 

Por su parte, GANA, mueve sus piezas en conclaves de subsistencia, con liderazgos locales, que le permiten alcanzar en algunos municipios, como Santa Ana, cifras de intención de votos, bastante prometedoras. Aunque el liderazgo central, no le permite alzar vuelo con estrategias de avanzada, mientras la definición en la cúpula no termina de cuajar.

 

En el resto de partidos de derecha, las sombras de la duda hacer gestar algunas ideas, quizá hasta suicidas, al buscar alianzas con ARENA, en busca de la subsistencia de entes políticos, pero no de los mismos institutos. Es posible que veamos las coaliciones ARENA-PDC- PCN en municipios claves, para buscar ganar alguna influencia en círculos mayores, como la asamblea misma.

 

El fallo de la Corte Suprema, en términos de la validación de candidaturas independientes, aun busca su vida por los filtros que la misma asamblea y los partidos políticos le coloquen enfrente, dudamos que estos le den vía libre. De ser así, es posible, que gentes de buenas intenciones y poder económico, busquen algún puesto de elección, alcaldía o diputación, que invalidaría la influencia de los partidos políticos en su idea de ser los guardianes de la democracia.

 

En la izquierda las luces son igual de ralas, el Cambio Democrático, ahora se plantea una lucha de identidad, como consecuencia de la falta de definición histórica del mismo, al no dar pasos claros hacia donde apuntar en el aspecto electoral. Una corriente joven, de políticos envalentonados por su participación en el gobierno del cambio, les motiva a creer que le pueden disputar algunos escaños al FMLN, otros como el caso del PSD que buscan ese mismo nicho que el CD, creen necesario el uso del juego subterráneo y la bendición de casa presidencial para poder perfilar ante los ojos de la población y ser votados  como segunda o tercera fuerza política.

 

El FMLN, ahora acomodándose ante la popularidad del presidente Funes, que aun no les da su bendición en público,   se rebuscan en planteos claros en dos vías, la primera en función de mantener lo ya ganado, aun a costa de sustituir a los actuales actores, en el caso de alcaldías como la de Santa Ana, donde es un secreto a voces la salida del actual alcalde Francisco Polanco, quien buscara entre las filas del CD continuar en el cargo.

 

La otra es la de la consolidación de sus cuadros, mas radicalizados en torno a su dogma y doctrina, esto para impermeabilizarles a la fuerza millonaria de la próxima campaña que azotara con fuerza la ineficiencia en campos como la seguridad, economía y reivindicación laboral.

 

Es de entender entonces, que las elecciones del 2012, ya comenzaron, los procesos  internos, que nunca se detuvieron, ya buscan la luz en proyectos ambiciosos acuerpados por los millones que ya danzaran en las campañas superfluas y populistas, contra los planteamientos que quedaran sepultados entre la guerra mediática.

 

Entonces, en El Salvador, maldecido por pasar por estos procesos cada tres años, no es el fútbol nacional, ni la selecta, ni el turismo el deporte nacional, son los procesos y los partidos los encargados de ofrecer el espectáculo, polarizándonos más, radicalizando posturas e impidiendo la posibilidad de vivir en paz, por la incapacidad del ente arbitral por excelencia, el Tribunal Supremo Electoral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s