Santa Ana se enfrenta de nuevo a los mismos fantasmas de atraso demagógico

https://i2.wp.com/www.guanacosonline.org/images/20040605SantaAna/IMG_5936.JPG

Desde que en Santa Ana, municipio del departamento de Santa Ana, se volcaron las sucesiones partidarias al frente de la alcaldía del mismo, se ha visto una tremenda parsimonia por alcanzar los objetivos mínimos de compromiso por cumplir con las promesas de los otrora candidatos ya convertidos en ediles municipales.

 

Desde la toma del control de la alcaldía, por parte de don Miguelito Valencia, pasando por el Dr. Luís Álvarez, hasta llegar a Orlando mena, la ciudad morena ha visto como se llena de promesas incumplidas y se contagia de las mega campañas electorales de carácter nacional, disminuyendo las verdaderas necesidades del municipio, permitiendo que el caudillismo penetre en el subconsciente poblacional al momento de la elección misma.

 

Vimos a Orlando mena ganar tres elecciones sucesivas, tres momentos diferentes que le sirvieron de manera particular para gobernar, según él con “obras” pero al momento de pasar revista a las acciones se determina que son mas las carencias de dicha administración que los aciertos.

 

De orlando Mena nos podemos quedar con los instantes en que arrebato la comuna de manos de ARENA y le concedió a la izquierda el control de la misma en un consorcio en que participaron instituciones como el CD, PDC, organizaciones Sociales y el mismo FMLN.

 

Ganar la comuna no fue tarea fácil, sobre todo por que con ese golpe, del que aun no se ha repuesto ARENA para conquistarle de nuevo, aunque estuvieron cerca en la pasada elección con su muy buen candidato Luís Alfredo Lemus. El hecho de Orlando Mena por mantenerse aun a costa de separarse del FMLN y cobijado bajo la bandera verde del PDC, dándole gran fortaleza en el departamento a la hora de la elección de diputados, le convierte en una posibilidad por regresar a competir por la comuna, aun  a costa de la mala imagen que arroja su último periodo.

 

La herencia de Mena, se palpa en la incapacidad administrativa que lleva la numerosa y compleja contratación del recurso humano partidario, que responde más a las necesidades egoístas de un instituto, privando a la población de obtener un servicio de calidad.

 

Las finanzas de la comuna son las más débiles de todo el sistema municipal del país, la enajenación de bienes públicos, la pésima administración de los fondos, dando como resultado el casi poner en banca rota a la misma, es parte de la administración de Orlando mena.

 

La presente administración parece que se encamina por las mismas rutas, el actual alcalde, Francisco Polanco, carece del liderazgo al interior de su consejo, carece de las fortalezas necesarias para continuar con la dirección en medio del desorden que implica lidiar con la línea radical del FMLN. Nadie duda de las buenas intenciones que el Lic. Polanco tenia al momento de competir por la comuna, pero no debemos olvidar que de los tres candidatos de aquel momento, 2009, se presentaban Francisco Polanco era el menos capaz por plantear su plataforma de gobierno.

 

Las presentaciones de los cinco candidatos, permitieron ver las dolencias que ahora se traducen en la próxima salida del actual alcalde con índices de popularidad a la baja, producto de su carácter y la disconformidad al interior del consejo.

 

No cabe duda que Santa Ana deberá continuar con los mismos males que le aquejan, calles en pésimas condiciones, suciedad, desorden e inseguridad por la falta de dirección de las autoridades que poco o nada muestran su interés en mejorar la calidad de vida de la población.

 

En la próxima campaña, que ya se inicia con la selección de candidatos, algunos ya a la vista, tengamos la sensatez de saber elegir al candidato, no por una bonita canción o propaganda visceral, sino, por planteamientos serios, concretos y el compromiso firme por cumplirlos.

 

El reto se lanza a las personalidades que sin pertenecer a institutos políticos, logren acumular el deseo de vivir mejor de los Santanecos, y nos presenten alternativas prácticas para darles nuestro voto  y nuestras esperanzas de salir del atraso que nos ha regalado años de demagogia y populismo.

 

Ya no son los días don Miguelito Valencia, donde la facilidad de conducción de la ciudad se plasmaba en la preparación de las fiestas patronales y el encierro de borrachines, ahora Santa Ana merece encaminarse al futuro a fuerza de promesas cumplidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s